Envio gratis por compras superiores a 60.000 en R.M Envio gratis por compras superiores a 60.000 en R.M

Estamos anhelando

Estamos anhelando

Anhelar: desear algo con ansiedad y vehemencia. ¿Cómo anhelar en tiempos de tanta incertidumbre? Cinco amigas y amigos de Libra ejercen su derecho a anhelar; a imaginar e imaginarse en un nuevo ciclo, en 2022, haciendo lo que mandan sus ganas, pasiones y exigencias; conectándose con sus propios silencios o con los brillos de otras personas; trasladándose a otros paisajes con gente querida, reyes, montañas rusas, música y baile.  

Por Rita Cox.


 

“Quiero subir más mis notas”

“Me encantaría viajar harto, con mi familia, con mi mamá, con mis amigas, con todos mis seres queridos. También quiero hacer algún proyecto relacionado con la actuación y el teatro. Me encanta actuar y espero tener la oportunidad. Quiero subir más mis notas. Este semestre me esforcé, las subí harto y estoy súper orgullosa con eso y creo que puedo dar mucho más”.

Rosa Mackenna, 13 años, escolar.

 “Quiero desear un nuevo comienzo”

“Quiero desear un nuevo comienzo en un nuevo colegio. El próximo año quiero ayudar a hacer productos Libra o modelar en las sesiones de fotos de Libra. Quiero ir a España, donde hay un rey, y a Disney, para jugar”.

Sara Mackenna, 10 años, escolar.

 

“Anhelo subirme al carro, ponerle velocidad”

“Aunque está difícil planificar, como nos ha enseñado la vida en los últimos casi dos años, y sabemos que todos los planes se pueden ir por la borda en muy poco tiempo, me he dado cuenta en este tiempo de porqué hago lo que hago. Pasé por varias fases de inseguridad, de pensar que lo que hacía era prescindible. Pero en esta vuelta a medias a tocar junto al Pepo (Fernández), sumado a lo que hago en la radio y lo que significa comunicar -emociones, sensaciones, arte- se me reafirmó la felicidad que me entrega todo eso. He vuelto con la misma pasión, pero con otro punto de vista e ímpetu. Entonces, anhelo seguir tocando, con mayor periodicidad y profesionalismo, y sin el miedo constante de retroceder. Anhelo subirme al carro, ponerle velocidad y recobrar el tiempo perdido”.
“Quiero compartir lo que hago y lo que hace gente cercana. Es muy bonito compartir con gente que te motiva e inspira. Después de estar en tiempos muy oscuros, me siento rodeado de personas que me entregan luz y reciben luz de mi parte. Eso es mágico. Ese intercambio de energía es inspirador y quiero seguir teniendo esa posibilidad. Es mi anhelo más importante hoy”.

Nico Castro, 37 años, DJ, parte de Aeróbica Music, productor, periodista y conductor de radio Horizonte.

Quiero caminar sin temor a que nos pase algo”

“Mi anhelo más profundo es vivir en un país realmente libre, donde pueda caminar de la mano y sin miedo con mi pololo. Quiero caminar sin temor a que nos pase algo, porque el peligro se siente inminente con una opción de ultraderecha. Quiero pensar que en la nueva etapa que se viene la cultura va a ser abundante, el arte será apoyado, el gobierno creerá en la ciencia. Quiero abrazar la idea de que viviré en una ciudad donde haya muchos museos, mucha noche, muchos clubes, mucho baile y que todo sea accesible desde el norte hasta el sur. Mi anhelo es simplemente poder vivir feliz, en un país que respete los derechos de las mujeres, de las personas queer. Un país en que se respete la justicia, los derechos humanos y donde no haya impunidad. Anhelo vivir en un país en que la gente que cree puede pasar por sobre otra tenga consecuencias y que no veamos la misma fórmula que se ha replicado hasta ahora. Realmente, y muy honestamente, es lo que anhelo”.

Pepo Fernández, 26 años, DJ, parte de Aeróbica Music, productor, fotógrafo.

“Quiero estar en mí”

“He aprendido a estar más en mí misma y mi anhelo para este nuevo año es profundizar en esa conexión. Es el único gran anhelo que tengo. Todo lo demás se resuelve desde ahí. O todo lo demás que anhelo, si no estoy en mí, no me va a dar felicidad. Estoy en una etapa en que es demasiado importante estar conmigo misma; estar sola en mi casa; tomarme un vino y leerme un libro. Por muy absurdo que parezca, hasta hace un par de años no me era posible algo así de simple. Si no estaba de vacaciones en la playa, me era imposible, porque me tenía que leer mil textos de teleseries, de la obra de teatro, porque estaba el anhelo de hacer más y más teatro y televisión, y ojalá al mismo tiempo hacer cine. Vivía en la ansiedad, con mi casa linda, pero deshabitada. Hasta que la pandemia me obligó a encerrarme y la pregunta fue ¿quién vive aquí’? Estaban mi cama y mi ropa, pero no era mi casa. La pandemia me hizo darme cuenta de que no era la persona conectada conmigo que pensé que era, a pesar de que he hecho terapia, me encanta el autoconocimiento, y he pasado desde la astrología hasta el sicoanálisis. Parecía conectada, pero no tenía la paz de estar sola mucho rato. No me permitía ese espacio. Me daba miedo”.“Entre las tensiones que estamos viviendo en Chile y en el mundo, la crisis climática y la pandemia, se valora mucho la paz que se pueda tener en la casa y en el alma. El afuera no es un lugar tan seguro: hay mucha incertidumbre, mucha rabia, el mundo está convulsionando. Independiente de que uno quiera participar en esas convulsiones, para digerir y tolerar todo eso hay que estar bien”.

Camila Hirane, 36 años, actriz.

 

Texto: Rita Cox
Foto: Paola Velásquez
Maquillaje y pelo: Francisca Mellado
Dirección de arte y vestuario: javiera Díaz de Valdés
Diseño: Amalia Fernández